lunes, 14 de abril de 2008

El 11-S por fin en el Blog de Cordura, en La Comunidad EL PAÍS.com

Cordura, el incisivo y preclaro analista del fenómeno vaticano y sus conexiones macropolíticas, entra de lleno por fin en el tema del 11-S, en su blog de La Comunidad EL PAÍS.com. Espero que no se lo censuren.

Gracias por tu contribución a la lucha por la verdad y la justicia, se ve que tienes un buen Maestro.

2 comentarios:

Bemsims dijo...

Hola antes de nada felicidades por el blog, os conoci atraves de proyectomatriz y he creado un foro http://libertad.activoforo.com/ y un blog relaccionado ya que tenia varios http://conspiracionesyquejas.blogspot.com , si quieres o quereis pasaros por el foro pues ya sabeis el unico fin es difundir información.

Carlos Norberto Mugrabi dijo...

Fundamentalismo, un resultado de no saber contar.

Caída de las torres, no se perdió la Dama pero se puso en jaque al sistema.
¿Cuáles y cuántos acuerdos se saltearon, incumplieron, transgredieron y violaron…?
El psicoanálisis tiene algo para decir respecto de la estructura, lógica por cierto.
El 11-S resume el destino libidinal cuando el sujeto es incapaz de tomar nota de la tiranía del individualismo, sea de quien fuere.
No todos los lazos sociales son éticos; sólo para los que cuentan con esta condición se debería reservar el término “Acuerdo”.
El terrorismo es como si se soltara un eslabón. No obstante –para poder sustentarse- suele asociarse a otros eslabones de la misma condición. Se forman sociedades ilegítimas que, en su intento por combatir lo que dicen combatir, refuerzan el error –éticamente grave- implícito en la idea que se tiene de unidad. La creencia fetichista en la unidad, responde a un déficit en el orden simbólico. Es la base del egoísmo.
La interjección, de muda estirpe pulsional, que alguno –del bando oficial- profirió luego del 11-S, al decir “Justicia Infinita”, debería servirnos como ilustración de lo que fomenta al círculo vicioso terrorista: la ignorancia de lo que significa, en el sentido aritmético y literario, contar. Carlos Norberto Mugrabi.